Category: River


El super es contra los Jonas

    En la fecha 14, más precisamente el domingo 7 de noviembre, se jugará el superclásico argentino entre River y Boca en el estadio Monumental, pero el problema es que el jueves anterior tocarán los Jonas Brothers en esa cancha.

    El problema que tiene el club de Núñez con los recitales viene desde hace unos años, cuando el presidente era José María Aguilar quien fue el que programó el show de la banda de los tres hermanos. Por ende, River podría verse perjudicado por la decisión de una gestión anterior a la presente.

    Hay un listado de posibles soluciones aunque todavía todas son remotas y sería imposible cambiar el día del show porque los Jonas Brothers estarán haciendo un tour y finalizarían el 9 de noviembre.

     Aguilar no está más presente en River pero su figura lo sigue perjudicando, otra vez con los recitales, habrá que ver cuál es la medida que adoptan tanto la directiva de River como la de Boca o bien la AFA.

River compró pero juegan los de las inferiores

      River trajo ocho jugadores para reforzar el plantel y poder pelear el campeonato, pero a pesar de eso la apuesta sigue siendo las inferiores.

      Volvió Juan Pablo Carrizo, que cuida el arco de la banda desde que era muy chico; la defensa siempre fue el problema de los de Núñez y ahí es en el único sector en el que no hay jugadores del club entre los titulares, aunque se asoman los centrales Leandro González Pires, Esteban Espíndola y German Pezzella que representan a la selección argentina sub 20.

       De mitad de cancha para adelante casi todos pasaron por las menores de River: Matías Almeyda con sus 36 años es el preferido de Ángel Cappa a pesar de que trajeron a Walter Acevedo y Josemir Ballón. También estarán Facundo Affranchino, Ariel Ortega, Diego Buonanotte y la última “joya” Manuel Lanzini. El delantero de area será Leandro Caruso o Mariano Pavone, la única excepción.

     A pesar de estar en zona de promoción y gastar plata en incorporaciones, River decide apostar por los suyos, los que visten la camiseta desde chicos y no les pesa ponersela.

Ya tiene el primer refuerzo

      River tendrá esta noche en el banco al primer refuerzo para la próxima temporada, Diego Buonanotte. Es que el chico de Teodelina volverá, con decisión de Ángel Cappa de por medio, a las canchas después del trágico accidente que protagonizó en diciembre del año pasado y derivó en la muerte de tres amigos de él.

      Ya se habla bastante de nombres y cantidades de jugadores que vendrán y se irán del club de Núñez en junio, pero la vuelta de Buonanotte es un refuerzo anticipado, para tratar de sumar la mayor cantidad de puntos en la recta final del campeonato. Fue el goleador y mejor jugador de River en el torneo pasado.

      Ahora resta por ver como responderá el delantero dentro de la cancha tanto futbolística como psicológicamente, igualmente Passarella ya consiguió la primer incorporación de esta temporada.

Encuentre las 10 diferencias

Es díficil, así que acá van las diez:

1- Aguilar presidió a River y Ameal a Boca.

2- Aguilar nació en 1960 y Ameal en 1948.

3- Aguilar fue dos veces elegido como presidente por elecciones y Ameal llegó al mandato por ser reemplazo de Pompilio, ¿elecciones?, bien gracias.

4- Aguilar es considerado el peor presidente de la historia de River y a Ameal le cuesta un poco más pero no está lejos.

5-  Mientras Aguilar era el primer mandatario, River consiguió cuatro títulos, un último puesto y le dejó el fardo a los que siguen para pelear para no irse a la B. Ameal por ahora va un título y capaz deja a Boca peleando para no irse a la B pero bajo su mandato.

6- Ameal es un “empresario” y Aguilar un “abogado”.

7- Aguilar consiguió que se hagan las elecciones con más votantes en la historia de los clubes argentinos y Ameal va a tratar de que no hayan elecciones.

8- Aguilar se llama José María y Ameal, Jorge Amor.

9- Aguilar tenía como mano derecha a Mario Israel que lo ayudaba en sus “negocios” con River y Ameal “negocia” con Boca pero sin mano derecha, nadie lo quiere.

10- Ameal tiene una historia como dirigente de Boca desde mediados de los ´80 con altibajos y Aguilar tuvo una carrera corta, suficiente como para que no la continúe. 

  Cuesta encontrar diferencias. A duras penas se llega a estas diez, el resto son lo mismo.

El miedo de ya no ser

           Ariel Ortega ya se considera un ex jugador de River según sus declaraciones. No puede aceptar el hecho de estar relegado de los titulares y menos aún de los convocados. Fastidioso por las decisiones del técnico Leonardo Astrada, el jujeño insiste en que quiere jugar y que en el club de Núñez no puede.

          Sin lugar a dudas, es el último ídolo de River, el más querido por la hinchada y uno de los mas respetados por sus rivales. Sin embargo, la edad y su problema con el alcohol le juegan una mala pasada cada vez que le toca estar en la cancha, aunque no lo hace desde la segunda fecha. Sigue leyendo

River (poné) Play

        No arranca, no sale del pozo. River perdió ayer con Rosario Central como visitante por 2 a 1, en el partido que cerró la tercera fecha del campeonato local.

        Convirtieron Guillermo Burdisso y Gonzalo Castillejos para Central y descontó a los 27 minutos del segundo tiempo Mauro Díaz.

        Almeyda y Ortega, dos glorias del club, jugaron como titulares pero ellos solos no pueden levantar el nivel del plantel.

        El equipo de Gorosito no encuentra su juego, le falta técnica y estrategia en todos los sectores de la cancha.

        Los rosarinos dominaron el partido y se quedaron con su tercera victoria consecutiva, lo que los ubica en lo más alto de la tabla junto al último campeón, Vélez Sarsfield.

         Jesús Méndez, formado en River, fue el encargado de darle buen fútbol y dirigir al puntero dentro de la cancha.

        El Gigante de Arroyito festejó como no pudo el sábado con la Selección Nacional y River se fue cabizbajo y lleno de dudas.

Nada más define como crack

        La podría haber parado y eludir al arquero o tan sólo definir suave junto a un palo. Pero no, los grandes hacen otras cosas, son distintos que el resto y piensan de otra forma.

           Minuto 86 de en un partido que River jugaba como local en el que tendría que haber goleado a un Chacarita que no tiene jugadores de las características del equipo de Núñez. Pero el fútbol tiene eso que le diferencia de los otros deportes: la cosa estaba 3 a 3 y el Monumental ardía. Sólo a él, a Ariel Ortega, el último ídolo, se le ocurre definir por encima del arquero con la pelota picando desde afuera del area e hizo más épica su vuelta a jugar como local para que lo amen más.

            Ya tiene a todos acostumbrados a ver esas definiciones que no son de casualidad. Los arqueros se entregan como en un fusilamiento y se autopredestinan a volar inutilmente o simplemente a ser espectador de lujo y ver como les pasa la pelota por arriba de sus cabezas. Ya lo había hecho en la pretemporada en Canadá contra el Everton de Inglaterra en su vuelta a River.

             Capaz si quiere definir junto a un palo no lo hace o tampoco si trata de eludir al arquero. Pero Ortega sabe que si la pica es gol, que esa es su especialidad, su sello, una marca suya que lleva desde aquel 5 a 2 contra Ferro en el `96 cuando hizo una obra de arte al eludir a cuanto defensor se le cruzó y definir por encima del arquero con zurda.

             Y así se pueden hablar días de esas definiciones. De cómo hizo emocionar a un Monumental cuando se la picó a Sebastián Saja desde afuera del area luego de estar dos meses parado por problemas con el alcohol o cuando se lo hizo a Irlanda cuando jugaba un amistoso con la selección de Daniel Passarella antes del mundial de Francia `98.

              Su apodo le queda muy bien para cuando define: es tan burro que no sabe definir a un palo, sólo define como crack.

Gorosito, ¡qué vivan los novios!

          Es tema sabido que River está pasando por un mal momento desde hace unos años. Jugadores intrascendentes, técnicos que no encuentran el equipo y una dirigencia que cada día hace algo peor.

                 Luego de haber perdido en la ida por la Copa Sudamericana ante Lanús en el Monumental y el domingo por el torneo contra Banfield, se habló de una posible renuncia de su técnico, Nestor Gorosito y hasta se nombraba a Leonardo Astrada, un ex entrenador y jugador de la “casa”, como su sucesor. Los jugadores y dirigentes de más peso lo salieron a respaldar y todos concordaron en que está capacitado para sacar a River de este mal momento, más institucional que futbolístico.

             Pero cuando todos pensaban que el casamiento, que iba a ser “secreto”, entre Cristian Fabbiani y Victoria Vanucci iba a ser un problema más para Gorosito no se dieron cuenta en que fue una salvación: los programas y diarios deportivos no hablaron de otra cosa, todos dejaron de hablar de lo mal que juega o de cómo va a hacer el domingo para ganarle a Chacarita. Poco comentaron que el técnico puso en la práctica entre los titulares al arquero Nicolás Navarro que arribó al club hace una semana y dejó como suplente a Daniel Vega que venía de tener buenas actuaciones, aunque algo hizo que cambie los planes y el ex Nueva Chicago va a estar el domingo. Nadie más habló de que Agusto Fernández ya está en Saint Ettiene o que Diego Buonanotte también pueda irse a jugar a otro país y que también Mateo Musacchio se haya ido a España.

         La alegría por el casamiento y el carisma de Fabbiani pudieron hacer que por un día nadie hable de los problemas que River se crea sólo. ¿Si el domingo no gana, habrá una nueva boda?.