Category: Independiente


El arbol que tapa el bosque

         Independiente salió campeón de la Sudamericana y la fiesta, la “mística copera” volvió a una mitad de Avellaneda, por todo esto empañó a una realidad, un equipo que puede terminar último o entre los últimos tres, dependerá del resultado del partido que debe ante Tigre.

         El equipo dirigido actualmente por Antonio Mohamed ganó tan sólo dos partidos en el Apertura 2010, empató y también perdió ocho veces. Estos números son la cruda realidad de este equipo que salió campeón a un precio alto y que la temporada que viene, de no hacer un buen torneo en el Clausura 2011, estará comprometido con el descenso.

        Esta crisis no sólo es de primera, la reserva también está última aunque debe cuatro partidos, pero nadie puede negar las siete derrotas de esta categoría. Además, Independiente no tuvo a ningun equipo campeón en inferiores.

       Mohamed le dio un poco de vida a un conjunto que se quedó sin técnico en la fecha 8. Hay que ver si Mohamed resucitó al equipo o sólo le estiró la vida. La Sudamericana es una copa que parece mucho pero capaz muy poco si se ve todo lo que hay atrás, Independiente tiene muchos incovenientes que no se solucionaron ganando una copa, la victoria ante el Goiás brasilero solo resolvió un problema.

Un paso atrás

    Independiente y Huracán ya se quedaron sin entrenador, Daniel Garnero ya se despidió en el club de Avellaneda y Héctor Rivoira le anunció al presidente Daniel Babington que prefería no seguir.

    Rivoira tuvo su chance y los malos resultados de este campeonato lo forzaron a tomar la decisión, a pesar de haber realizado una buena campaña en el Clausura 2010 en el que terminó décimo con 26 puntos. Influyó mucho el hecho de haber reemplazado a Ángel Cappa y la complicada situación en la tabla de promedios, en la que se encuentra a seis puntos de la promoción.

      El caso de Garnero es muy distinto, llegó de la mano del manager César Luis Menotti para suplantar a Américo Gallego. Llegaron siete jugadores de poco renombre y se fueron piezas fundamentales como Leonel Núñez, Darío Gandín y Walter Acevedo. Los de Avellaneda todavía no ganaron en el campeonato, se encuentran últimos con tres puntos, pero consiguieron pasar la primera ronda de la Copa Sudamericana.

      Menotti también podría abandonar la institución, es el principal responsable de la salida de Gallego y la llegada de Garnero y, además, es al que los hinchas le apuntan primero a la hora de insultar. Todavía no se habla de nombres, pero el primero que suena es justamente el de Gallego, que fue despedido en Mayo.

     Suena increíble, pero en el fútbol argentino no, un club se podría dar el lujo de despedir a un técnico para reincorporarlo a los pocos meses y tendría que adaptarse a un nuevo grupo y los futbolistas adaptarse al nuevo cuerpo técnico cuando no hay mucho tiempo en Independiente para adaptaciones.

      El fútbol argentino, resultadistas y de proyectos a corto plazo, ya encontró a sus primeras dos víctimas y la realidad indica que podría haber más en las próximas fechas.

Se suma un dato

       A lo ya dicho en la nota “Los fantasmas rodean Avellaneda“, se le suma el dato de que en el Apertura 2007 en la fecha 14 Independiente perdió ni más ni menos que contra San Lorenzo como local por 2 a 1.

       Si no termina campeón el equipo de Gallego habrá que creer en las casualidades.

Los fantasmas rodean Avellaneda

      No es para dramatizar ni mucho menos, sólo hay que recordar cuando Independiente hasta la fecha 13 del Apertura 2007 era el cómodo puntero con 24 puntos y con seguidores que se le acercaron luego de su derrota contra Newell´s.

      Luego el equipo dirigido en ese entonces por Pedro Troglio comenzó a caer en picada y sumó apenas cuatro puntos de 21 en los últimos siete partidos. Es dificil hacer un paralelismo si se tiene en cuenta que cambió el cuerpo técnico, el plantel y principalmente los seguidores, ya que en ese momento Boca, River, Lanús, quien finalmente iba a ser el campeón, Tigre, Banfield y Argentinos estaban al acecho. Ahora sólo están atrás Godoy Cruz y Argentinos a dos puntos, Estudiantes a tres y un poco más lejos Banfield a cinco. Sigue leyendo

El pibe que ilusiona

Antes para calzarse el número más codiciado por los jugadores uno debía demostrar con anterioridad de que estaba hecho. Que podía cargarse el equipo al hombro cuando más se lo necesitaba, definir partidos complicados y ganar títulos. Esto ya no sucede y a raíz de la falta de ídolos se pone en un pedestal a jóvenes promesas con la ilusión de que estos juveniles saquen del pozo al club.

Es el caso de Patricio Rodríguez, conocido como Patito desde el Torneo de Verano de 2008 cuando hizo su aparición en el primer equipo de Independiente y en su debut le metió un gol a Boca, que jugaba con mayoría de suplentes.

Así como en el torneo pasado Daniel Montenegro fue quien se hizo responsable e intentó jugar y hacer jugar al resto esta vez parece ser el turno del Patito. Le dieron la “10” que llevaba el Rolfi, la cual se ganó con el tiempo, y además la conducción del equipo. Mucha carga para poco tiempo, pocos partidos en primera, menos de 50 hasta ahora contando sus apariciones como suplente.

Dos goles y una asistencia contra Atlético Tucumán en la segunda fecha del Apertura fueron suficientes para hacer que no sólo los hinchas, sino también el periodismo, lo pongan en la gloria. Algo preocupante si se espera que un joven de su corta edad (19 años desde el 4 de mayo pasado) tenga que conducir a un plantel que está muy lejos de lo ser lo que marca la historia y la tradición roja. A jugadores con experiencia como Andrés Silvera, Lucas Pusineri o Eduardo Tuzzio la hinchada los ve con escepticismo, sobre todo luego de las pésimas actuaciones que tuvieron en el torneo pasado (por no decir en los últimos años). Por supuesto que a esta crítica está libre de culpas el Cuqui que, recién llegado y en medio de su puesta a punto, siente que le falta ritmo de juego para llegar a ser lo que fue en el ’02, un goleador al cual se podía acudir en los momentos difíciles.

No es que se dude de los dotes futbolísticos de Rodríguez, sólo que tiene la responsabilidad de cargar con la pesada mochila que significa mejorar el juego de un grande hundido como Independiente con los pocos partidos que tiene encima. Esta tarea la debería tener alguien con mayor experiencia porque en definitiva el 10 es solamente un número, pero el protagonismo que se le da a este mediocampista es mayor que el que tienen otros jugadores.

Atrás quedaron los ídolos como Marangoni, Pavoni, Burruchaga, Garnero, Santoro, De La Mata, Erico y sobre todo Bochini, quienes a base de títulos y se ganaron el respeto y el corazón de los hinchas de Independiente. Ahora el “paladar negro” del que se hablaba en la década del ’70 y ’80 quedó de lado y con dos goles una promesa se transforma en una estrella, aunque sea momentáneamente. Igualmente, el futuro prometedor que le espera al Patito se convierte cada día más y más en una realidad que para muchos es difícil de concretar y si es que lo logran clubes europeos se lo llevan para que formen su carrera en el exterior. Así, en cada campeonato aparecen nuevos jugadores que se transforman en las nuevas promesas del fútbol argentino e ilusionan a los hinchas de todos los clubes.

Foto sacada de http://www.infiernorojo.com