Category: Selección argentina


La revancha al prueba y error

      La AFA se tomó un tiempo totalmente innecesario para confirmar a Sergio Batista como nuevo entrenador de la selección, algo que ya tenía decidido desde el momento en que se le ganó a España con un decoroso 4 a 1 y sin remediar en algunas falencias del DT.

     Según dijo Bilardo, no se habló con otro técnico por lo que sólo se tuvo en cuenta al ex entrenador de la sub 20 que tuvo como único mérito haber ganado el oro en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 con el sub 23 y no es poco aunque hay que tener en cuenta que Argentina y Brasil eran las únicas con mayoría de jugadores de la mayor.

       Pero hay que remontarse para atrás y encontrar que bajo su mandato el sub 20 no clasificó al mundial de 2009 de esta categoría, que había sido campeona en el de 2007 y jugaba el torneo de manera ininterrumpida desde 1995 habiendo ganado cinco títulos. Y hablar de no muy buenas campañas cuando le toco dirigir a Argentinos, Talleres, Nueva Chicago y armó la base de Godoy Cruz que luego terminaría ascendiendo con Carlos Oldrá como técnico.

        Pero nunca tuvo una prueba de fuego para ver si estaba capacitado para dirigir a la selección o no. No basta con un amistoso ante Irlanda que se jugó mal pero se ganó, otra victoria ante el campeón mundial España y una derrota ante Japón. El resumen que hizo Batista de los tres partidos fue “voy 2 a 1” como si un amistoso sólo sirviera para ganar o perder, no para ver jugadores o tratar de que el equipo mejor la imagen paupérrima que dejó en las últimas eliminatorias y en los partidos del mundial ante México y Alemania.

     Dice que pregona el fútbol de España pero sigue sin probar carrileros, otra vez Heinze por izquierda y una vez con Zanetti con derecha, que es muy difícil que llegue a Brasil 2014. Pone tres hombres de marca para acompañar a Messi en el medio y arriba dos delanteros aislados. Del dicho al hecho hay un gran trecho.

      La AFA le da revancha al prueba y error, como lo hizo con Maradona, probó y salió mal, con Batista va a probar, esperando a que esta vez no salga mal.

Cosas que dividen al plantel

      La selección de fútbol por ahora está dirigida por un técnico interino, Sergio Batista, y todavía es una gran incógnita el sucesor de Diego Maradona, aunque no se descarta que siga él.

      Todo esto lleva a que los jugadores opinen del tema y no se consigue más que una división del plantel. Por un lado, Lionel Messi salió a respaldar a Batista, otros a Maradona y por otro lado Juan Sebastián Verón se quejó de algunas determinaciones del último entrenador.

      Con esto sólo se gana un malestar en el plantel y una posible mala relación con el un nuevo técnico que puede producir su no convocatoria. Porque resulta difícil creer que si Maradona toma de nuevo el mando Verón pueda ser convocado.

      Ramón Díaz dio su opinión del tema y muy elocuentemente dijo que los jugadores no deben incidir en la elección del nuevo entrenador. Aunque, algunos podrían discernir ya que son ellos los que en definitiva conviven con el técnico, pero, repitiendo lo dicho anteriormente, esto puede llevar a conflictos dentro del plantel de la selección.

De la palabra al hecho

      Sergio Batista, momentaneo director técnico interino de la selección, aseguró que quiere que Argentina siga el mismo proyecto que España, el campeón del mundo y de Europa.

      El primer gran cambio para que esto pase es el hecho de haber convocado dos laterales como Emiliano Insúa y Pablo Zabaleta, aunque el segundo es un volante que puede cumplir muy bien ese rol.

        Se sigue sin probar a un enganche reemplazante de Lionel Messi o bien que el del Barcelona se adelante un poco más y tenga a este hipotético enganche a sus espaldas y poder juntarse y no aislarse como pasó en el mundial.

        La otra posición que atraviesa un déficit es el volante por izquierda: Ángel Di María ya demostró en el mundial que le cuesta esa posición y las otras opciones son Maxi Rodríguez, Jonás Gutiérrez y Pablo Zabaleta, los tres son derechos que no se siente del todo cómodos cuando les toca jugar por izquierda.

      Aunque, con la premisa de seguir el proyecto de España, no es malo incluir en el mediocampo a un número cinco que sepa con la pelota, símil a Xavi Hernández, Andrés Iniesta, Xabi Alonso y Sergio Busquets. Las variantes que tendrá Batista ante Irlanda para esto serán Ever Banega, Fernando Gago y Mario Bolatti; el otro es Javier Mascherano quien será titular pero cumple esencialmente la función de recuperar la pelota.

       España es un país que viene haciendo desde hace varios años de la política un deporte y no viceversa; el proyecto para imitarlo es de acá a largo plazo y no pasa sólo por la selección mayor sino desde las inferiores.

10 momentos claves de la era Maradona

1) Victoria ante Francia por 2 a 0 en Marsella: era el inicio de la era y esa victoria significó un valor extra por jugar de visitantes y el rival que se tenía enfrente; además, Messi marcó un gol y fue figura cuando había sido muy criticado en la era Basile.

2) Renuncia Riquelme: el enganche de la selección de ese momento decide dejar de ser convocado porque “Maradona y él no comparten los mismo códigos”. 

3) Derrota por 6 a 1 ante Bolivia en La Paz: la peor caída de la selección en la historia después del 0-5 ante Checoslovaquia en Suecia ´58. Era el segundo partido de Argentina en las eliminatorias con Maradona en el banco

4) Derrota ante Brasil por 3 a 1 en Rosario: luego de tantos preparativos y declaraciones y decidir no jugar en River, Argentina fue ampliamente superada por su clásico y a los tres días volvió a perder ante Paraguay en Asunción.

5) Clasificación al mundial: Argentina derrotó a Uruguay 1 a 0 y obtuvo la plaza para Sudáfrica. Unos días antes la selección había superado a Perú por 2 a 1 en el último minuto con gol de Palermo.

6) “Y que la sigan mamando” y “la tenés adentro”: dos frases que marcaron un hito en su era, fue el mismo día del partido ante Uruguay. En ese momento dividió al periodismo.

7) Victoria 1 a 0 ante Alemania en Munich: fue un partido para incentivar al público y los jugadores, la mayoría de los titulares fueron los mismos que en el debut en el mundial.

8) Convocatoria sorpresiva: afuera Javier Zanetti y Esteban Cambiasso; Ariel Garcé y Clemente Rodríguez entre los 23. Dos semanas antes de dar la lista, el hijo de Alfio Basile declaró a través de Twitter que Maradona había hecho maniobras para que se produjera la salida de su papá de la selección y él ser su sucesor.

9) Derrota ante Alemania por 4 a 0: eliminación del mundial en cuartos siendo ampliamente superado y luego de haber dicho tres días antes “no se coman el chamuyo alemán”.

10) “Grondona me mintió y Bilardo me traicionó”: renuncia de Maradona y carta dirigida al líder de la AFA y al manager de la selección argentina porque quisieron que mantuviera su cargo siempre y cuando no lo hicieran siete ayudantes de él.

 

Cómo eligió D.T la AFA en la era Grondona

     Julio Grondona llegó a la AFA en 1979, un año después de que Argentina ganara el mundial y decidió renovarle el contrato a Cesar Menotti, quien había sido el entrenador de esa selección y había llegado al puesto luego del metropolitano conseguido con Huracán en 1973.

      El siguiente técnico de Argentina fue Bilardo que tuvo la misma secuencia que su predecesor: ganó el Metropolitano ´82 con Estudiantes, fue campeón de la selección en el mundial de 1986 y le renovaron el contrato para el de 1990 en el que llegó a la final.

       Hasta acá se había mantenido el mismo patrón de elección: entrenadores campeones con equipos “chicos” y que no estaban identificados con la camiseta de la selección ni habían sido jugadores tan destacados. La diferencia estaba en que Menotti había asumido sin mucha experiencia, a diferencia de Bilardo.

         En 1991 la AFA designó a Alfio Basile y se mantuvo el patrón de Bilardo: un técnico con mucha experiencia que supo ser campeón (en este caso de la Supercopa 1988) y que había hecho buenas campañas anteriores. Como jugadores ambos fueron defensores aguerridos pero Basile tuvo mayor reputación.

          Los tres compartían haber sido campeones como futbolistas y entrenadores, no estaban identificados con la selección y ninguno había dirigido ni a River ni a Boca.

          En 1994 la AFA se inclinó por otros valuartes para elegir a Daniel Passarella: su pasado identificado con la selección (fue el capitán del mundial 1978) y su trayectoria como futbolista que lo caracterizaba como uno de los mejores centrales de la historia de Argentina. Aunque, todavía se mantenía la elección de un técnico campeón, Passarella había ganado con River el Torneo de 89/90, el Apertura 1991 y 1993.

        Ahora se apostaba por alguien que supo llevar a la Argentina a lo más alto, de intachable carrera como jugador, que había dirigido a River y, al igual que Menotti, sin mucha experiencia como entrenador (empezó en 1990).

        En 1999 iba a asumir en el cargo Marcelo Bielsa y se iba a tener en cuenta los títulos obtenidos con Newell´s y Vélez. No tenía mucha experiencia como D.T, había empezado su carrera en 1990. Como futbolista no había tenido un gran desempeño.

       Por ahora los cinco técnicos tenían la característica de haber sido campeón como entrenadores en equipos de primera.

       Esto iba a cambiar en 2004 porque la AFA designó a José Pekerman por su trayectoria y los títulos obtenidos como entrenador de las selecciones juveniles y a pesar de no haber dirigido nunca la primera de un equipo. Se mantenía la idea de un técnico campeón.

       Su sucesor fue Basile, que llegaba nuevamente por lo que había hecho previamente en Boca.

         Todos los técnicos hasta Basile compartían haber estado en pleno ejercicio de la actividad y en algun momento ser campeón.

          Pero todo esto cambió cuando asumió Diego Maradona en 2008: no era un entrenador en ejercicio, practicamente no tenía experiencia y nunca había sido campeón dirigiendo. Se basaron en lo hecho como jugador.

       De acuerdo a estos criterios se podría decir que Alejandro Sabella cumple haber obtenido un título y la experiencia al igual que Américo Gallego y Miguel Ángel Russo. Claudio Borghi y Diego Simeone sin mucha carrera desde el banco fueron varias veces campeones.  Los cinco son D.T en ejercicio o que lo dejaron de ser hace muy poco. El sexto candidato es Carlos Bianchi quien fue multicampeón, tiene mucha experiencia pero que hace mucho que no dirige.

La base está

          Hay una frase célebre patentada por Hector “Bambino” Veira “la base está” que puede ser perfecta para describir el momento que atraviesa la selección. Es que después de muchas decisiones e indecisiones, Diego Maradona parece haber encontrado el equipo y más que eso, una linea de juego ante Alemania.

         Muchos pueden pensar, y no está mal, que es fea, mezquina y poco agresiva. Todo lo dicho antes es verdad pero también hay que acordarse cuando hace cuatro meses la selección no sabía a lo que jugaba, era un rejunte de once jugadores, muy parecido a un casado contra solteros. Ahora hay un patrón futbolístico. Defensivo, sí, pero valioso al fin.

          Habrá que hacerle cambios durante el mundial, hay que tener en cuenta que los rivales de la zona del mundial dificilmente salgan a atacarle por lo que probablemente será necesario que en los laterales jueguen dos futbolistas con salida y llegada hasta el otra area, porque con Nicolás Otamendi y Gabriel Heinze eso se complica. Y capaz, también, desarmar la linea de cuatro en el medio y agregar un hombre más en el ataque. Pero son todas cosas que se irán viendo y limando cuando se acerque el debut ante Nigeria el 10 de junio.

           Por ahora con eso basta, no es para ponerse jubiloso ni muchos menos pensar que Argentina es seria candidata a ganar el mundial, aunque lo sea por el sólo hecho de ser Argentina, porque para eso falta bastante. Hay que ir de a poco, aunque este paso que dio la selección probablemente sea el más dificil y largo que tiene que dar todo equipo, que sepa a lo que juega, aunque sea a atacar o defenderse. Y como dice el “Bambino”, “la base está”, pero todavía no es una “mantequita”.

Es la selección de la gente

        Esta selección tan criticada en los últimos días es la selección armada por la gente.

        Se empezaría por el técnico. Maradona era el candidato del “pueblo”, el que todos querían ver al frente y que demuestre como entrenador lo que hizo como técnico. Un día después de que renunció Basile aparecieron en la calle afiches para que asumiera él.

        Muchos lloraron de emoción y colmaron el Monumental cuando la selección le ganó a Venezuela 4 a 0 y Maradona hacía su debut con el buzo de Argentina. Hoy esos mismas se quejan piden a gritos un cambio que ellos mismos pedían.

          Los jugadores los eligió la gente. “Abbondanzieri no puede atajar más” repetían, por ende el “pato” afuera. “No más Roberto Ayala”, hoy se lo extraña ante en una defensa que no se entiende lo que hace, probablemente sea Gabriel Heinze o Sebastián Dominguez las próximas victimas de la elección del pueblo.

            Personas y periodistas, que enardecidos, eran capaces de tomar la Casa Rosada porque José Pekerman no puso Lionel Messi contra Alemania en el mundial 2006. Ahora son los mismos que hacen fila para pedir que no juegue más o criticar con la frase “en Barcelona la rompe y acá no”.

             Sergio Agüero es otro caso parecido: un jugador que se cansa de hacer goles en el Atlético Madrid pero cuando juega para Argentina no demuestra mucho y pasa intrascendte en el partido. Otra víctima de las críticas y hasta llegan a decir que sólo juega porque es el yerno de Maradona.

              Carlos Tévez es el mejor ejemplo para demostrar lo irónico que es esta selección. El jugador del Manchester City es uno de los más inflados por la prensa hasta recalcaron que en su debut con el nuevo club se abrazó con el que hizo el gol. Practicamente fueron los periodistas lo que incentivaron a Pekerman a ponerlo contra Alemania y hacer que la gente lo ame hasta tildarlo como “el jugador del pueblo”. Ahora sacan número para insultarlo, para hacerle recordar la entrega que acostumbra a mostrar en los partidos y ultimamente en la selección le está faltando.

            Juan Román Riquelme fue criticado por casi todo el país, hoy la mitad de esos están pidiendo que vuelva. Que él y Maradona dejen el orgullo de lado, que lo perdonan por todos los insultos que le dijeron.

            Esto es lo que hay y lo que puso la gente. Pedían a Palermo, Verón, Lisandro Lopez, Battaglia, entre otros y están todos esos y más también. No faltan jugadores que no estén siendo convocados. Gonzalo Higuaín, Andrés D´alessandro son probablemente dos jugadores que merecen una oportunidad o habrá que esperar que el “pueblo” los empiece a pedir.

            No va a faltar quien le ruege a Maradona que se vuelve a poner los shorcitos y algún que otro que le pida a Gabriel Batistuta que vuelva al fútbol y se deje para otro momento el polo. Gente, pidan que la selección la arma el pueblo, después a no quejarse.

Son la excepción

     En general las selecciones nacionales son un fiel reflejo de los torneos locales: el mejor ejemplo es la liga española que comenzó destacarse muy por encima de las otras en estos últimos años y la “furia roja” es por lejos el mejor equipo del mundo. Asimismo, existe el caso de Brasil que sin tener un campeonato prestigioso la “verdeamarelha” tiene un buen rendimiento en casi todas las competiciones que disputa.

      Campeones en los mundiales de Suecia ´58, Chile ´62, México ´70, EE. UU. ´94 y Corea-Japón ´02; finalistas en Brasil ´50 y Francia ´98. Nunca quedaron afuera en primera ronda y son el único país que participó en todos. Contó y cuenta con figuras mundiales como Ronaldo, Ronaldinho, Kaká, Tostao, Leónidas, Rivelino, Zico, Jairzinho, Roberto Carlos, Cafú, Garrincha y sin dudas Pelé, uno de los mejores de todos los tiempos.

         Sin embargo, todos estos nombres y muchos más, pasaron por equipos reconocidos del torneo local sin renombre en el mundo que juegan campeonatos provinciales sin importancia y definen un campeón en el Brasileirao que ya no es lo de antes.

          Está el caso del San Pablo que es el último equipo que logró exitos y reconocimiento más allá de América. El Internazionale de Porto Alegre también lo hizo pero ambos no llegaron a una popularidad importante fuera de ahí.

           El torneo argentino tiene  más relevancia que el brasileño: Boca y River son el triple de conocidos en el mundo que Flamengo, Corinthians y San Pablo. El viejo Santos de Pelé puede ser visto historicamente como el más importante de Sudámerica pero “O Rei” no juega más y el “Alvinegro” hoy no es nada.

             A pesar de esto las pruebas muestran que cuando se juntan los mejores que juegan en Europa y en el fútbol local de ambos países Brasil es superior.

        El problema va a ser cuando, en caso de clasificar, en Sudáfrica 2010 aparezcan las selecciones que sí juegan en la medida en que sus ligas son importantes: España, Inglaterra, Francia, Holanda, Italia, Alemania y un ejemplo de esto es Rusia que creció como selección  (llegó a semifinales en la Eurocopa 2008) al igual que lo hizo el torneo de allá. Hacía unos años muy pocos hablaban del Spartak Moscú, el CSKA y el Zenit, que fue campeón el año pasado de la UEFA. 

              Acá está comprobado que Brasil es la excepción. Son el único equipo que sin tener una liga importante, que hasta a veces parece de muy bajo nivel, juegan bien, ganan e historicamente son campeones de todo menos de los Juegos Olímpicos. Aunque, la duda sería si la excepción son los brasileños o Argentina que tiene un torneo respetable pero eso no se refleja ni en los resultados ni mucho menos en la cancha.

A Dios hay que ayudarlo

           Es común que muchos equipos hagan excursiones a Luján o armen santuarios en los vestuarios y rezen antes de salir. Y la selección argentina de fútbol no es la excepción: Diego Maradona decidió que los jugadores y el cuerpo técnico vayan a la capilla del predio de la AFA a pedir para el partido del sábado ante Brasil y el del próximo miércoles ante Paraguay.

           Si bien hacer esto no es una muestra de debilidad, sí lo es, en parte, una imagen de inseguridad. Dios no acompaña a Lionel Messi cuando gambetea y ni ayuda a que Carlos Tévez haga los goles. Si sirve como motivación o para que los jugadores se sientan más confiados bienvenidos sean las oraciones y plegarias.

           Pudo haber sido eso en Italia ´90 cuando los palos, la suerte, la mala definición del equipo brasileño y un misterioso bidón hicieron que Argentina ganara el partido 1 a 0 cuando había pateado sólo dos tiros al arco antes del gol de Claudio Caniggia.

             Pero el fútbol tiene algo de diferente a todos los deportes: “los pingos se ven en la cancha”. No existe la previa, ni el marco del estadio, ni a cuanto dioses o vírgenes reces antes de empezar un partido. Los brasileños son especialistas en orar antes, durante y después de cada encuentro pero también juegan.

              El sábado tiene que aparecer “San Messi”, la “vírgen Carlitos” y que ellos tengan que rezar para que Javier Mascherano no les coma los hígados. Y sino que Maradona llame de último momento a José San Román y el “pelado” San Martín. 

foto_capilla