Después de ver el partido de vuelta de la Copa Sudamericana entre San Lorenzo y Tigre y de ver las reacciones de dos jugadores me pregunto si ellos son conscientes de lo que hacen en la cancha al momento de definir una serie de un torneo internacional. Estos jugadores son Fabián Bordagaray y Pablo Migliore.

En el primero de los dos casos, el del delantero del Ciclón, es inexplicable como un jugador profesional con tan poca experiencia se animó a burlar al otro equipo (sobre todo a Rodolfo Arruabarrena) intentando hacer malabares con la pelota, gozando al rival. Es totalmente entendible la reacción del defensor de Tigre que a esas alturas del partido, cuando perdían 1 a 0 y a tres minutos del final del encuentro y de quedar eliminados de la copa,  pegó una patada que conectó pelota y pie de Bordagaray a la vez.

El “Vasco” se ganó la tarjeta amarilla mientras que era una jugada para roja directa, no tanto por el golpe que dio sino por la intención de lastimar, pero el permisivo de Pablo Lunati (el árbitro) dejó pasar esta situación, tal vez por haberse puesto en el lugar del jugador de Tigre y entender su situación de calentura o por no juzgar bien la acción. De todas maneras, la actitud del autor del gol de sobrar al otro es totalmente repudiable, sobre todo por el momento en el que lo hizo, cuando ya no había tiempo para nada. La gastada no la hizo el principio del partido (igualmente entró a la cancha a los 36 minutos del segundo tiempo) o cuando empataban y se clasificaba el visitante. Eso es lo que más molestó a los hinchas del “matador”, y sobre todo a los jugadores que sentían la impotencia de haberse quedado afuera de la Sudamericana a tan sólo seis minutos del final. Con los ánimos en frío y a la salida del vestuario, Bordagaray, pidió disculpas a las cámaras por lo que había hecho, pero el daño moral ya estaba y la bronca en la gente no se cura tan fácilmente.

La otra de las jugadas que sorprenden por la falta de consideración o de inteligencia fue en la que se vieron involucrados Ramiro Leone y Migliore. El delantero del conjunto de Diego Cagna peleó una pelota a la cual había llegado primero el arquero y apenas lo tocó en el brazo, por esto fue que reaccionó y de muy mala manera. Se metieron Gastón Aguirre y Carlos Luna para separar y también quedaron en medio de la pelea que, afortunadamente, no pasó a mayores. Igual este hecho no tuvo sentido, mejor dicho no tuvo sentido lo que hizo el ex hombre de Racing y Boca que con el partido ganado y sin complicaciones en el juego de su equipo puso en riesgo su continuidad en el partido y además produjo una jugada que se podía llegar a interpretar como penal. Con el posible empate San Lorenzo quedaba afuera (y Migliore expulsado) y Tigre pasaba de ronda para enfrentarse en los cuartos de final con Cienciano.

Nada de esto último pasó y los jugadores de Simeone quedaron impunes de sus faltas, ya sea deportivas o de actitud. Falta pensar y saber actuar en los momentos decisivos sin dejar de lado la caballerosidad y el espíritu deportivo que cada vez se ve más afectado por situaciones de violencia en los estadios de fútbol, ya sea entre los protagonistas como en las tribunas.

En el video se ven todas las llegadas del partido y al 1:50 segundos está la acción de Migliore y Leone, incompleta pero por lo menos se ve el incidente entre ambos jugadores.