Independiente salió campeón de la Sudamericana y la fiesta, la “mística copera” volvió a una mitad de Avellaneda, por todo esto empañó a una realidad, un equipo que puede terminar último o entre los últimos tres, dependerá del resultado del partido que debe ante Tigre.

         El equipo dirigido actualmente por Antonio Mohamed ganó tan sólo dos partidos en el Apertura 2010, empató y también perdió ocho veces. Estos números son la cruda realidad de este equipo que salió campeón a un precio alto y que la temporada que viene, de no hacer un buen torneo en el Clausura 2011, estará comprometido con el descenso.

        Esta crisis no sólo es de primera, la reserva también está última aunque debe cuatro partidos, pero nadie puede negar las siete derrotas de esta categoría. Además, Independiente no tuvo a ningun equipo campeón en inferiores.

       Mohamed le dio un poco de vida a un conjunto que se quedó sin técnico en la fecha 8. Hay que ver si Mohamed resucitó al equipo o sólo le estiró la vida. La Sudamericana es una copa que parece mucho pero capaz muy poco si se ve todo lo que hay atrás, Independiente tiene muchos incovenientes que no se solucionaron ganando una copa, la victoria ante el Goiás brasilero solo resolvió un problema.