Así como hay jugadores que fueron sensación y luego se pierden por el mundo también pasa con los equipos.

          Le toca a Senegal, un país bien al occidente de África que supo hacerse conocido por acceder a los cuartos de final del mundial Corea-Japón 2002 habiendo eliminado en grupos a Francia y Uruguay, a los galos le ganó 1 a 0 en el partido inaugural.

           Con simpáticos festejos y camiseta colorida, los senegaleses demostraban un juego muy físico y se destacaban por los contraataques. Sus figuras eran el arquero Tony Sylva, el defensor Aliou Cisse, Omar Daf y Ferdinand Coly; los volantes Papa Bouba Diop y Khalilou Fadiga; y los delanteros Henri Camara y El Hadji Diouf. Quedaron eliminados por Turquía quien fue otra de las revelaciones del mundial que luego terminaría quinta.

           Sin embargo, Senegal fue algo pasajero, una brisa de verano, dejó su huella en los mundiales pero todavía no volvió a jugar otro. En las eliminatorias para Alemania 2006 quedó segundo en su grupo a dos puntos de Togo y para Sudáfrica 2010 quedó eliminado en segunda fase, finalizó segundo en su grupo a un punto de Argelia.

           Cuando terminó el mundial Senegal estaba 32 en el ranking FIFA y tercero de África, ahora está 91 en el mundial y 20 en el del continente. Fue una revelación y fue parte de la historia de los mundiales, será recordado como el segundo equipo africano en llegar a cuartos de final.