Se abre una nueva sección: la de esos jugadores que supieron ser queridos y ovacionados por sus hinchas y que aún hoy siguen en actividad pero lejos de las cámaras y en torneos y/o equipos de monta.

     Se va a empazar por cinco futbolistas que supieron ser estimados en un equipo grande:

Nelson Cuevas: delantero rápido, hábil que supo ganarse el corazón de los hinchas de River por sus goles a Boca y el más recordado ante Racing cuando recorrió 50 mts. con la pelota en sus pies, eludió al arquero y le dio la victoria que sirvió para consolidar al equipo de Núñez en la punta del torneo que lo iba a tener como campeón, cabe destacar que en el momento del gol para River estaba atajando el defensor Martín Demichelis ya que Ángel Comizzo había sido expulsado luego de consumado los tres cambios. Hoy, el paraguayo, “pipino”, milita en el Olimpia de su país y sin convocatoria a su selección que lo tuvo en los mundiales de Corea-Japón 2002 y Alemania 2006. Además, muchos recordarán a su extrovertida mamá que pedía a los técnicos que lo pusieran por televisión.

Héctor Bracamonte: un delantero alto, su especialidad era el cabezazo. Los hinchas de Boca coreaban “bracagol” cada vez que marcaba o cuando había un corner. Era un 9 temible para los arqueros del torneo argentino, pero el fútbol y él quisieron que sea el país ruso, más precisamente el FC Terek Grozny el que disfrute de sus anotaciones. Sigue leyendo