Tag Archive: Brasil


La década del comienzo de la perfección

    Este 31 de diciembre no sólo se terminará este 2010 lleno de alegrías, tristezas y sorpresas deportivas, sino que también finaliza una década, la primera del milenio que tuvo entre otras cosas tres juegos olímpicos, mundiales, deportistas históricos, etc.

     El fútbol fue cambiante, no tuvo un dominador neto hasta 2006 cuadno apareció el Barcelona que para muchos es el mejor equipo de la historia. En cuanto a selecciones se puede hablar de Brasil y España que dominaron gran parte de esta década, la primera hasta 2005 y la segunda a partir de 2008. Argentina dejó mucho que hablar ya que no obtuvo ningún título en mayores, se conformó con tres mundiales sub 20.

      Mundialmente aparecieron futbolistas destacados y se afianzaron muchos. Principalmente se puede hablar de cuatro fenómenos: Ronaldinho hasta 2006 y luego Andrés Iniesta, Cristiano Ronaldo y Lionel Messi.

      En Argentina hay que hablar de Boca, campeón de cuatro Libertadores y dos Intercontinentales y cinco torneos nacionales. River esta década se tuvo que conformar con cinco títulos nacionales y ninguno internacional. Sin embargo, tanto River como Boca tuvieron bajones futbolísticos a partir de 2008. Los equipos chicos se hicieron “dueños” del campeonato a partir de 2005, Vélez (2), Argentinos Juniors (1) Lanús (1), Banfield(1) y Estudiantes (2) fueron primeros. Además, este último ganó la Libertadores en 2009.

      En cuanto a figuras hay que hablar de Román Riquelme, Martín Palermo, Javier Saviola y Andrés D´Alessandro, esta década se destacó por las ventas rápidas de los jugadores hacia el exterior y con poco tiempo para haberlos disfrutado en Argentina.  Sigue leyendo

Anuncios

Son la excepción

     En general las selecciones nacionales son un fiel reflejo de los torneos locales: el mejor ejemplo es la liga española que comenzó destacarse muy por encima de las otras en estos últimos años y la “furia roja” es por lejos el mejor equipo del mundo. Asimismo, existe el caso de Brasil que sin tener un campeonato prestigioso la “verdeamarelha” tiene un buen rendimiento en casi todas las competiciones que disputa.

      Campeones en los mundiales de Suecia ´58, Chile ´62, México ´70, EE. UU. ´94 y Corea-Japón ´02; finalistas en Brasil ´50 y Francia ´98. Nunca quedaron afuera en primera ronda y son el único país que participó en todos. Contó y cuenta con figuras mundiales como Ronaldo, Ronaldinho, Kaká, Tostao, Leónidas, Rivelino, Zico, Jairzinho, Roberto Carlos, Cafú, Garrincha y sin dudas Pelé, uno de los mejores de todos los tiempos.

         Sin embargo, todos estos nombres y muchos más, pasaron por equipos reconocidos del torneo local sin renombre en el mundo que juegan campeonatos provinciales sin importancia y definen un campeón en el Brasileirao que ya no es lo de antes.

          Está el caso del San Pablo que es el último equipo que logró exitos y reconocimiento más allá de América. El Internazionale de Porto Alegre también lo hizo pero ambos no llegaron a una popularidad importante fuera de ahí.

           El torneo argentino tiene  más relevancia que el brasileño: Boca y River son el triple de conocidos en el mundo que Flamengo, Corinthians y San Pablo. El viejo Santos de Pelé puede ser visto historicamente como el más importante de Sudámerica pero “O Rei” no juega más y el “Alvinegro” hoy no es nada.

             A pesar de esto las pruebas muestran que cuando se juntan los mejores que juegan en Europa y en el fútbol local de ambos países Brasil es superior.

        El problema va a ser cuando, en caso de clasificar, en Sudáfrica 2010 aparezcan las selecciones que sí juegan en la medida en que sus ligas son importantes: España, Inglaterra, Francia, Holanda, Italia, Alemania y un ejemplo de esto es Rusia que creció como selección  (llegó a semifinales en la Eurocopa 2008) al igual que lo hizo el torneo de allá. Hacía unos años muy pocos hablaban del Spartak Moscú, el CSKA y el Zenit, que fue campeón el año pasado de la UEFA. 

              Acá está comprobado que Brasil es la excepción. Son el único equipo que sin tener una liga importante, que hasta a veces parece de muy bajo nivel, juegan bien, ganan e historicamente son campeones de todo menos de los Juegos Olímpicos. Aunque, la duda sería si la excepción son los brasileños o Argentina que tiene un torneo respetable pero eso no se refleja ni en los resultados ni mucho menos en la cancha.

A Dios hay que ayudarlo

           Es común que muchos equipos hagan excursiones a Luján o armen santuarios en los vestuarios y rezen antes de salir. Y la selección argentina de fútbol no es la excepción: Diego Maradona decidió que los jugadores y el cuerpo técnico vayan a la capilla del predio de la AFA a pedir para el partido del sábado ante Brasil y el del próximo miércoles ante Paraguay.

           Si bien hacer esto no es una muestra de debilidad, sí lo es, en parte, una imagen de inseguridad. Dios no acompaña a Lionel Messi cuando gambetea y ni ayuda a que Carlos Tévez haga los goles. Si sirve como motivación o para que los jugadores se sientan más confiados bienvenidos sean las oraciones y plegarias.

           Pudo haber sido eso en Italia ´90 cuando los palos, la suerte, la mala definición del equipo brasileño y un misterioso bidón hicieron que Argentina ganara el partido 1 a 0 cuando había pateado sólo dos tiros al arco antes del gol de Claudio Caniggia.

             Pero el fútbol tiene algo de diferente a todos los deportes: “los pingos se ven en la cancha”. No existe la previa, ni el marco del estadio, ni a cuanto dioses o vírgenes reces antes de empezar un partido. Los brasileños son especialistas en orar antes, durante y después de cada encuentro pero también juegan.

              El sábado tiene que aparecer “San Messi”, la “vírgen Carlitos” y que ellos tengan que rezar para que Javier Mascherano no les coma los hígados. Y sino que Maradona llame de último momento a José San Román y el “pelado” San Martín. 

foto_capilla

Cuánto pasó en 5 años

         Un día como hoy hace 5 años las selecciones argentinas de fútbol y básquet ganaban las medallas doradas en los Juegos Olímpicos de Atenas.

        A pesar de que parezca poco tiempo, las pruebas demuestran que esto no es así y que los cambios que hubo en este tramo son muy marcados.

         Las modificaciones más amplias se ven en el equipo de básquet que totalmente falto de figuras y sin identidad cayó hoy ante Brasil y se complicó más su clasificación al mundial de Turquía 2010. En el primer partido perdió ante Venezuela.

       De los jugadores que integraron el plantel campeón en Atenas sólo uno está presente en este equipo: Luis Scola. Los motivos de esta situación son varios y todos justificables. Pero el problema no es su ausencia sino que radica en cómo reemplazar al “Pepe” Sánchez, al “Puma” Montecchia ya retirados y a Nocioni, Ginóbili, Delfino y Oberto que juegan en la NBA. 

       La imágen de Scola colgado del aro festejando una volcada en la final ante Italia cuando la victoria ya estaba asegurada no fue hace mucho pero ya pasó mucha agua debajo del puente.

       El logro del equipo de fútbol no fue tan emocionante como el de básquet por las diferencias en los jugadores, en los rivales y en lo heróico que fue toda la campaña del equipo de Rubén Magnano.

            Con Carlos Tévez como figura máxima y con Marcelo Bielsa  (hoy semi-dios en Chile) como técnico, Argentina venció a Paraguay 1 a 0 y se quedó por primera vez en la historia con la medalla dorada.

            A pesar de que no eran estrellas en ese momento,  varios jugadores que integraban ese plantel atravesaban un gran presente y parecía que les esperaba un mejor futuro. Sin embargo, de los 18 convocados sólo seis fueron partícipes, y algunos todavía lo son, de la selección de Diego Maradona: Mascherano, Tévez, Burdisso, Coloccini, Heinze y “Lucho” González. Wilfredo Caballero ya abandonó el fútbol. El resto del plantel no pueden demostrar en sus equipos lo que eran y muchos de estos no juegan.  

          Aunque no es igual que lo sucedido en el equipo de básquet, casos como el de Mauro Rosales, Javier Saviola, Andrés D´Alessandro y German Lux, entre otros, demuestran que en estos cinco años pasaron muchas más cosas de las que parecen.