Luego de la elección de Luis Segovia como presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile comenzaron las protestas en el pueblo transandino, es que Marcelo Bielsa decidió que si no era reelegido Harold Mayne-Nicholls él no continuaba como entrenador de la selección.

     Bielsa marcó un antes y un después en la “Roja”: por un lado porque volvió a clasificar a un mundial después de ocho años. Consiguió hacer la mejor eliminatoria de la historia. En el mundial no sólo logró pasar de ronda, sino que consiguió un triunfo, el último había sido en Chile 1962. Además, la dejó número 16 en el ranking FIFA. Y no sólo de resultados se trata esto, porque dejó un proyecto a largo plazo por la variedad de jugadores que están en condiciones de vestir la camiseta de la selección.

      Pero este ciclo no va a poder continuar por la decisión de algunos dirigentes que prefirieron el interés personal antes que los de la gente. Por eso, el pueblo chileno protestó y uno de los métodos fue con canciones de Bob Esponja y Barney, entre otras.

Anuncios