Los técnicos en Argentina tienen la costumbre de que al tercer partido que no se gana peligra su puesto o renuncian y se arma una calesita sin fin en el que uno entra y deriva en cualquier equipo.

     En los últimos años muy pocos equipos pudieron mantener al mismo entrenador por dos torneos seguidos como Banfield, Vélez, Newell´s, Colón, Estudiantes y Lanús. No es casualidad que estos seis clubes hayan peleado o salido campeones en los últimos torneos. El resto de los conjuntos realizó malas campañas o son recién ascendidos y vienen con buenos resultados desde el ascenso como All Boys y Olimpo.

       Pero la solidez que tienen algunos de los entrenadores en sus cargos tambaleó en algunos casos: el subcampeonato en el Apertura 2009 de Roberto Sensini en Ñewell´s y el sexto puesto del Clausura 2010 no le alcanza a la gente que protestaba por su continuidad hasta dos fechas atrás; Antonio Mohamed en Colón  que no le encuentra la vuelta a un equipo que no le fue tan bien el torneo pasado pero que anteriormente estuvo entre los siete primeros. Y sorpresivamente el otro técnico que, todavía no está en la cuerda floja, pero que no la está pasando bien es Luis Zubeldía en Lanús que no alcanza con haber puesto al equipo en lo más alto de la tabla de los promedios, porque el presente indica que no está jugando la Copa Sudamericana y que sacó sólo 9 de 18 puntos en este torneo.

      Firmes en sus puestos están Julio Falcioni en Banfield, Alejandro Sabella en Estudiantes y Ricardo Gareca en Vélez. Pero, sólo por ahora, porque ya no se sabe cuando las cosas se pueden dar vuelta.

      Hay técnicos que llegaron a comienzos de este torneo y ya se pone en duda su continuidad, es más, son estos entrenadores los que más están siendo acusados por los hinchas y el periodismo: Claudio Borghi en Boca, Daniel Garnero en Independiente, Pedro Troglio en Argentinos y Hugo Tocalli en Quilmes.

     En Argentina cada vez se hace más difícil tener un puesto estable como entrenador, son muy pocos los afortunados que consiguen ese privilegio, trabajar a largo plazo y no en tiempos cortos con resultados inmediatos.

Anuncios