No es nuevo que los técnicos salgan a dar como excusa que tuvieron partidos complicados, sino basta con escuchar a Ricardo Caruso Lombardi y las declaraciones luego del partido ante All Boys de Claudio Borghi.

      El entrenador de Tigre se queja de haber empezado a jugar contra River en el monumental, en la última fecha del campeonato pasado le había ganado 5 a 1, o sea que no era imposible. La segunda jornada fue ante Arsenal en Victoria, un conjunto que estaba por debajo en la tabla de los promedios. La tercera fecha fue ante Newell´s en Rosario, un partido difícil pero Estudiantes le tocó en la primera fecha y no hubo quejas por parte de Alejandro Sabella.

      Boca tampoco estuvo contento de su fixture pero tampoco lo tendrían que estar Godoy Cruz, rival de la primera fecha, Racing, que lo visitó el domingo pasado, y All Boys que tuvo que ser local en Huracán. Además, los de Floresta empezaron jugando contra Racing, luego ante Vélez y ayer ante Boca, y no hubo ni una queja del técnico José Romero. Borghi tiene un equipo armado para campeón y no es excusa la seguidilla de partidos (la próxima es ante Vélez y luego ante San Lorenzo) porque sino que le queda a los rivales para quejarse.

        En el fútbol de hoy en día es imposible predestinar un resultado y ya no se puede poner como causa de mal rendimiento una serie de encuentros complejos porque cualquier resultado es posible, porque All Boys le ganó a Boca, porque River que esta en zona de promoción es líder con puntaje perfecto, porque Colón nada más suma un punto y tan sólo convirtió un gol.

       Este deporte por algo es el más lindo del mundo, porque no hay partido imposible ni fácil y sino habrá que fijarse en los resultados del último mundial.

Anuncios