La selección de fútbol por ahora está dirigida por un técnico interino, Sergio Batista, y todavía es una gran incógnita el sucesor de Diego Maradona, aunque no se descarta que siga él.

      Todo esto lleva a que los jugadores opinen del tema y no se consigue más que una división del plantel. Por un lado, Lionel Messi salió a respaldar a Batista, otros a Maradona y por otro lado Juan Sebastián Verón se quejó de algunas determinaciones del último entrenador.

      Con esto sólo se gana un malestar en el plantel y una posible mala relación con el un nuevo técnico que puede producir su no convocatoria. Porque resulta difícil creer que si Maradona toma de nuevo el mando Verón pueda ser convocado.

      Ramón Díaz dio su opinión del tema y muy elocuentemente dijo que los jugadores no deben incidir en la elección del nuevo entrenador. Aunque, algunos podrían discernir ya que son ellos los que en definitiva conviven con el técnico, pero, repitiendo lo dicho anteriormente, esto puede llevar a conflictos dentro del plantel de la selección.

Anuncios