Sergio Batista, momentaneo director técnico interino de la selección, aseguró que quiere que Argentina siga el mismo proyecto que España, el campeón del mundo y de Europa.

      El primer gran cambio para que esto pase es el hecho de haber convocado dos laterales como Emiliano Insúa y Pablo Zabaleta, aunque el segundo es un volante que puede cumplir muy bien ese rol.

        Se sigue sin probar a un enganche reemplazante de Lionel Messi o bien que el del Barcelona se adelante un poco más y tenga a este hipotético enganche a sus espaldas y poder juntarse y no aislarse como pasó en el mundial.

        La otra posición que atraviesa un déficit es el volante por izquierda: Ángel Di María ya demostró en el mundial que le cuesta esa posición y las otras opciones son Maxi Rodríguez, Jonás Gutiérrez y Pablo Zabaleta, los tres son derechos que no se siente del todo cómodos cuando les toca jugar por izquierda.

      Aunque, con la premisa de seguir el proyecto de España, no es malo incluir en el mediocampo a un número cinco que sepa con la pelota, símil a Xavi Hernández, Andrés Iniesta, Xabi Alonso y Sergio Busquets. Las variantes que tendrá Batista ante Irlanda para esto serán Ever Banega, Fernando Gago y Mario Bolatti; el otro es Javier Mascherano quien será titular pero cumple esencialmente la función de recuperar la pelota.

       España es un país que viene haciendo desde hace varios años de la política un deporte y no viceversa; el proyecto para imitarlo es de acá a largo plazo y no pasa sólo por la selección mayor sino desde las inferiores.

Anuncios