Alemania, al vencer a Uruguay y quedar tercero, llegó a los once podios obtenidos en los mundiales. Brasil tiene ocho seguido por Italia con 7.

       Los bávaros llegaron cuatro veces como terceros y como segundos y tres como campeones. Los sudamericanos se subieron al podio cinco veces como primeros, una como segundos y dos como terceros. Italia cuatro veces como ganador, dos como segundo y una como tercero.

       A pesar de no haber sido tantas veces campeón, es indiscutible que los alemanes siempre están ahí, entre los primeros. Además, de los doce máximos goleadores, cuatro son de esa selección, hay que destacar que dos son los segundos: Miroslav Klose y Gerd Muller con catorce goles cada uno, los otros dos son Jurgen Klinsmann y Helmut Rahn con once y diez tantos respectivamente. Brasil apenas tiene a Ronaldo, que es el máximo con quince anotaciones, y a Pelé que tiene doce. Italia no tiene a ninguno.

       Son números que muestran todo el poderío alemán, de todos los mundiales que jugó tan sólo en Francia ´38 no estuvo entre los ocho mejores. En Sudáfrica finalizó con un promedio de gol 2, 28 y se dio el gusto de eliminar a Inglaterra y a Argentina.

         Alemania es un gigante y hasta se lo podría considerar más poderoso que Brasil y que Italia.

Anuncios