Luego de seis días de mundial (sin contar el que Uruguay le ganó por 3 a 0 a Sudáfrica, ya que era el segundo partido de ambos) se puede observar una tendencia muy clara y es que es muy aburrido. Hasta ahora se hicieron tan sólo 25 goles, a diferencia de Alemania 2006, que es el que tiene el promedio más bajo de goles de todos, en en el que hubo 37 en tan sólo los primeros doce partidos.

        Muchos le echan la culpa a la pelota y motivos no les faltan: hubo dos goles de afuera y ambos por errores de los arqueros, cuatro tantos fueron hechos a través de centros por pelota parada, hubo uno de penal, uno en contra y los otros 17 fueron de jugada.

         Estos números no valen nada, pero si se los compara con los de Alemania se puede observar una gran diferencia: empezando porque fueron 24 los goles hechos por jugadas, hubo dos por tiros libres directos al arco (aunque uno se desvío en la barrera), también hubo uno en contra y uno de penal; se hicieron 5 goles de media distancia y sin ayuda de nadie y tan sólo hubo dos goles a través de centros por pelota parada.

        En resumen, a este mundial le faltan goles, pero especialmente buen fútbol, porque sin lo segundo es difícil que haya lo primero. Los arqueros protestaron por la pelota, dijeron que era mala; pero los que tienen que protestar son los que suelen patear bien de afuera del area, porque por ahora están lejos de acertar a la red, los que más cerca estuvieron, sin la intervención del arquero, son el portugués Cristiano Ronaldo y el español Xabi Alonso, que estrellaron ambos tiros en el palo.   

         Números que dicen poco y números que dicen mucho a la vez. Va tan sólo una fecha, hubo mucha expectativa y por ahora no pasa nada.

Anuncios