Hace ocho años atrás a tan sólo dos meses de que comenzara el mundial de Corea-Japón, se enfrentaron por la Champions League el Manchester United de Inglaterra y el Deportivo La Coruña de España. El resultado y el desarrollo del partido es anecdótico, lo único que importó ese día fue que David Beckham sufrió un severo golpe en el tobillo y estaba en duda su participación en el mundial, el argentino Aldo Duscher fue el autor material de la patada. Es fundamental agregarle a esta historia que Inglaterra se iba a enfrentar en el grupo a Argentina.

        Este hecho levantó muchas suspicacias y hasta varios llegaron a pensar que Marcelo Bielsa convocaría al actual jugador del Sevilla español a Corea-Japón y que por eso había sido la falta con intención de lesionar. Por supuesto que todo esto quedó en la nada ya que Beckham fue al mundial y hasta anotó el gol de su equipo contra Argentina.

          Esta semana otro hecho similar vuelve a dar que hablar en el mundo del fútbol. Es que el ganés Kevin-Prince Boateng propinó un fuerte pisotón sobre el tobillo del alemán Michael Ballack, quien sufrió la rotura de ligamentos internos del tobillo derecho, y lo dejó sin poder ir a Sudáfrica 2010, por lo que la selección bávara no contará con su capitán y máxima figura.  

     El hecho primordial del caso es que el agresor es nacido en Ghana, que compartirá el grupo E del mundial con Alemania. La patada levantó sospechas de todo tipo ya que hay una clara intención del jugador del Porstmouth inglés de no querer disputar la pelota.

      La histora tiene una vuelta más de turca: Boateng nació en Berlín del oeste y tiene la doble nacionalidad, alemana y ganesa por sus ascendentes, además ya jugó con la selección bávara en inferiores y aún así estará con Ghana en Sudáfrica.   

      Ballack había llegado con dudas al pasado mundial, Alemania 2006, por una lesión en su gemelo derecho aunque llegó con lo justo para participar. Esta vez no es el caso, horas después del partido en el que su equipo, el Chelsea, se alzara con la Copa Inglesa, los médicos confirmaron su ausencia. El volante tiene 33 años por lo que este podría haber sido su último mundial. 

Anuncios