Hay una estadística en el fútbol que, a pesar de que no se note tanto, el 90 por ciento de las veces no falla y es que el que mejor juega gana los partidos.

     Luego del partido en el que el Inter dejó afuera al Barcelona hay una discusión sobre si hay que ganar a toda costa o bien tratar de jugar bien y así se va a poder alcanzar la victoria. Estas eternas peleas como Bilardo vs Menotti o la nueva Cappa vs Verón son históricas, pero el partido de hoy entre Argentinos e Independiente le da la razón al entrenador de la selección argentina en 1978 y el técnico actual de River.

         En el comienzo los dirigidos por Claudio Borghi eran mucho más claros que los de Américo Gallego y llegaron al gol a través de una gran jugada colectiva. Pero los de Avellaneda reaccionaron rápido y dieron vuelta el contexto porque pasaron a ser ellos los dominadores y empezaron a crear muchas situaciones claras de gol.

       Pero, el fútbol a veces no perdona: Independiente se puso 3 a 1 y parecía todo liquidado porque si quería le hacía dos más. Sin embargo, Gallego se confió y decidió sacar delanteros y poner jugadores de marca. Y cometió un pecado porque se metió atrás y Argentinos fue, sin mucha claridad pero con persistencia. Y consiguió la hazaña de dar vuelta el partido y quedarse con la punta del torneo ya que Estudiantes, otro equipo que no se lleva del todo bien con atacar, empató ante Central.

          En este encuentro se notó que el que mejor jugó ganó porque Argentinos hizo los goles cuando estaba haciendo bien las cosas al igual que Independiente que sufrió cuando las hizo mal.

Anuncios