Se abre una nueva sección: la de esos jugadores que supieron ser queridos y ovacionados por sus hinchas y que aún hoy siguen en actividad pero lejos de las cámaras y en torneos y/o equipos de monta.

     Se va a empazar por cinco futbolistas que supieron ser estimados en un equipo grande:

Nelson Cuevas: delantero rápido, hábil que supo ganarse el corazón de los hinchas de River por sus goles a Boca y el más recordado ante Racing cuando recorrió 50 mts. con la pelota en sus pies, eludió al arquero y le dio la victoria que sirvió para consolidar al equipo de Núñez en la punta del torneo que lo iba a tener como campeón, cabe destacar que en el momento del gol para River estaba atajando el defensor Martín Demichelis ya que Ángel Comizzo había sido expulsado luego de consumado los tres cambios. Hoy, el paraguayo, “pipino”, milita en el Olimpia de su país y sin convocatoria a su selección que lo tuvo en los mundiales de Corea-Japón 2002 y Alemania 2006. Además, muchos recordarán a su extrovertida mamá que pedía a los técnicos que lo pusieran por televisión.

Héctor Bracamonte: un delantero alto, su especialidad era el cabezazo. Los hinchas de Boca coreaban “bracagol” cada vez que marcaba o cuando había un corner. Era un 9 temible para los arqueros del torneo argentino, pero el fútbol y él quisieron que sea el país ruso, más precisamente el FC Terek Grozny el que disfrute de sus anotaciones.

Walter Montillo: este enganche surgido de las inferiores de San Lorenzo se ganó el corazón de los de Boedo y enamoró a la prensa con tan sólo un puñado de partidos en primera. Rápido, hábil, desfachatado para jugar dejaba rivales en el piso. Estuvo cuatro años en el club y luego se fue sin pena ni gloria. Hoy milita en la Universidad de Chile y es muy poco recordado tanto por los hinchas de San Lorenzo como por el resto de los clubes argentinos que no lo toman muy en cuenta a la hora de las incorporaciones.

Milovan Mirosevic: muy querido por la gente de Racing, se ganó el “chileeeno” de la hinchada. Gran pateador de tiros libres, un mediocampista que hacía bien el trabajo de ataque y aportaba lo suyo a la hora de la recuperación. Su presente está en su país natal, en la Universidad Católica en donde es capitán y además recibió el premio al mejor volante del campeonato de 2009. A pesar de esto, está lejos de la selección, tan sólo fue convocado por Marcelo Bielsa para dos partidos de las eliminatorias y en ambos no ingresó.

Hernán Losada: fue una importante promesa en Independiente. Conformó un equipo que ilusionó mucho a sus hinchas pero se quedó sin nada. Enamoró al mundo del fútbol poco después de su debut en 2003 y pintaba para crack. Pero, el destino momentaneamente no quiere eso: el volante milita en la primera de Holanda, en el Heerenveen para ser exactos, muy lejos de las cámaras y por ahora de su vuelta al fútbol argentino.

Anuncios