“Mi sueño es jugar un mundial” decía aquel Diego Maradona que todavía no había cumplido ni los doce años y ya demostraba con esos rulitos la cantidad de jueguitos que podía hacer. Otra época de la selección, cuando era difícil llegar.

            Hoy la realidad es otra, la necesidad de juntar plata lleva a que se hagan partidos amistosos totalmente inservibles como lo fueron ante Panamá, Ghana, Costa Rica y lo será el de la semana que viene ante Jamaica. Es correcto probar a jugadores pero tampoco el abuso y sacarle prestigio a la celeste y blanca.

           Hay futbolistas que si merecen un hueco en ese equipo “b”, por llamarlo de alguna manera, como el caso de Palermo, Insúa, Pozo, Papa, Otamendi y algunos más que tienen nivel para estar en el plantel principal. Sin embargo, hay otros que se pusieron la camisteta de pura casualidad.

           Para el partido ante Jamaica citó en principio a 18 jugadores de los cuales cuatro no podrán asistir debido a compromisos con sus equipos por la Copa Libertadores, luego dio otros nombres. De esa lista 14 nunca dieron una vuelta olímpica y algunos casos a duras penas llegan a completar un campeonato en primera división.

              El sueño de muchos es llegar a la selección y para eso se tienen que esforzar y dejar todo porque ese es un grupo muy reducido. Aunque ahora con las convocatorias parece que cualquiera puede llegar con sólo dos o tres partidos bien jugados y haber convertido algún que otro gol.

Anuncios