A pesar de las caras nuevas, algunos cambios de técnico y hasta de presidente la primera fecha mantuvo una linea muy parecida al Apertura 2009.

             En primer lugar, River y Boca siguen con un pobre nivel en cuanto a lo futbolístico. El equipo de Núñez estrenó a Daniel Passarella como presidente,  mantuvo a Leonardo Astrada en el banco y trajo algunos refuerzos, pero aún así no pudo mejorar el nivel y cayó como local ante Banfield que siguió jugando de la misma forma que lo llevó a obtener el título: cerrados atrás y con contra-ataques letales. 

        Boca pasó un verano duro, como hacía mucho no tenía: renunció Alfio Basile y el manager, Carlos Bianchi, y además perdió los dos superclásicos. Abel Alves agarró el equipo sin muchos entrenamientos y aún así pudo darle su sello. Tenía el partido controlado ante Argentinos en La Paternal pero perdió la pelota con la salida de Riquelme y con la utilización de cuatro cincos en mitad de cancha que recuperaban pero no hacían jugar, y el encuentro finalizó en empate en el último minuto.

             Independiente y San Lorenzo no cambiaron mucho. Sin brillar en el juego y tratar de no perder. Con esquemas no muy potables para atacar, los de Boedo se llevaron tres puntos ante Atlético Tucumán, mientras que los dirigidos por Américo Gallego se conformaron con un empate ante Newell´s en Rosario. Los de Sensini apostaron al mismo juego que el año pasado los llevó al segundo puesto: carrileros que pasen y tiren centros para Boghossian o pelotazos para este y Achucarro y que ambos se arreglen. El que dio una grata sorpresa fue Racing, que fue el que mejor se armó y consiguió una abultada victoria sobre Central en Avellaneda.   

          Los otros parecen ser un calco: Estudiantes mantuvo juego vistoso en todas las lineas y un buen acople entre el medio y los de arriba; su rival, Arsenal, siguió siendo el mismo equipo flojo del campeonato pasado apostando solamente a Jara. Lanús sigue a paso firme y mostrando que nuevamente es candidato al título, le dio vuelta el partido a Huracán, que ganaba 2 a 0 y volvió a tener las mismas fallas defensivas que en el Apertura 2009 y poca claridad para atacar.   

           Vélez y Colón continúan con su apuesta de ganar pero en lo posible no perder. Gareca volvió a utilizar dos nueves y Mohamed esta vez prefirió poner un esquema un poco más defensivo aunque cabe destacar que había utilizado los titulares en la semana para el partido de copa. Chacarita y Tigre tampoco cambiaron: los de Gamboa siguen explotando el juego aereo y estar bien parados atrás, mientras que los dirigidos por Caruso Lombardi continúan jugando mal, a pesar del cambio de técnico.

             Gimnasia y Godoy Cruz aburrieron al igual que el campeonato pasado. Ninguno arriesgó y los de Mendoza consiguieron la victoria por un gol extraño.  

              Las caras son nuevas, algunos esquemas también pero lo que se ve es que casi todos los equipos prefirieron no arriesgar de más, ir por lo seguro y tratar de sumar la mayor cantidad de puntos. El valiente, Claudio Vivas, que se jugó por tres delanteros (Bieler, Lugüercio y Hauche un poco más retrasado), aunque habrá que ver hasta qué fecha le dura.

Anuncios