Si a Julio Grondona se le ocurriera que cada provincia o región de Argentina tenga su propia selección de fútbol como tiene España sería practicamente imposible.

           Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe podrían jugar solas. La primera podría formar con  Andújar, Zanetti, Otamendi, Gabriel Milito, Lucho González, Gago, Verón, Riquelme, Agüero, Palermo y Tévez  y lo podría dirigir Diego Simeone. La provincia de la sierras tendría a Montoya, Nicolás Burdisso, Demichelis, Coloccini, Germán Rivarola, Pastore, Bolatti, Daniel Ludueña (jugando como mediocampista por izquierda), Aimar, Mauro Rosales y Gonzalo Bergessio y su entrenador Americo Gallego. Santa Fe probablemente sería la campeona y tendría la chance de armar varios equipos pero un posible titular podría ser Carrizo, Ferrari, Garay, Canuto, Papa, Maximiliano Rodríguez, Mascherano, Di María, Buonanotte, Messi y Lavezzi y su técnico Roberto Sensini o por qué no Marcelo Bielsa. 

            Las otras regiones se verían muy dificultadas para armar una selección: cuyo podría tener a Pozo, armar una defensa de tres con dos cincos a los extremos, Zuculini y Maximiliano Bustos, y a Facundo Quiroga como líbero; en el medio Martín Gómez tendría que bajar a jugar de ocho, Lucero sacrificarse y hacer un doble cinco con Jesús Méndez, Nery Cardozo y el “Chueco” Gaitán como carrileros y arriba Osvaldo Miranda y Franco Di Santo. El entrenador sería Ramón Díaz.

        Mesopotamia estaría complicada en el mediocampo: Luciano Leguizamón podría ir de ocho, Osmar Ferreyra jugar de cinco y Ricardo Noir como volante por izquierda; el arco estaría cubierto por Sergio Romero; la defensa de cuatro con Goltz y Ayala como centrales, Heinze por izquierda y Roncaglia por derecha; y arriba el “Keko” Villalva podría tirarse atrás y los dos puntas podrían ser Sand y Larrivey. José Pekerman tendría chances de ser su entrenador.

           El norte y la patagonia serían las “peores”: la primera tendría que jugar con la “Anguila” Gutiérrez en el arco; Ibarra de cuatro, Insaurralde y el “Cata” Díaz como centrales y Franco Sosa de tres; Julio Marchant de ocho, el “Chaco” Torres de cinco y Christian Giménez a la izquierda; Ortega sería el enganche y los dos puntas Julio Cruz (incluiría Santiago del Estero) y el “Pulga” Rodríguez. Su técnico, Carlos Roldán.

         Y por último la patagonia sería la “Cenicienta”, tendría todas las fichas para ser la peor de todas. El arquero podría ser Daniel Vega; una linea de tres con Mercado y Duscher (dando una mano abajo) en las puntas y Tula como último hombre; Sixto Peralta el ocho, Hugo Barrientos como cinco y Sambueza a la izquierda; el “Pitu” Barrientos podría retrasarse un poco junto al “Burrito” Martínez y arriba Niell junto a Andrés Silvera. El entrenador podría ser Gabriel Calderón.

          Esto demuestra la realidad del fútbol argentino: centralizado, con provincias que tienen mucho más jugadores que otras y zonas practicamente despobladas de futbolistas como el norte y la patagonia, tierra de basquetbolistas. Asimismo, Rosario podría tener también su selección aparte de la santafesina y no así Capital Federal que no completaría un gran equipo. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Anuncios